Lee los mejores poemas de José Saramago para festejar su natalicio

Aunque José Saramago es mejor conocido por su talento como novelista, también publicó algunos hermosos poemas a lo largo de su gran trayectoria literaria.

Es uno de los autores más recordados durante la pandemia por el tipo de historias distópicas que retrataron en sus obras. Sin duda, la más famosa, Ensayo de la ceguera.

Un día como hoy, pero de 1922, nació José Saramago en una pequeña aldea de PortugalAzinhaga, que al menos hasta 2001 sólo contaba con 1,800 habitantes.

A pesar de provenir de una zona marginal europea y de una familia humilde, logró posicionarse como uno de los autores más importantes de la literatura contemporánea desde su primera novela: Tierra de pecado, en 1947.

En los poemas de Saramago podemos encontrar temas universales como amormiedo y desasosiego. Te mostramos tres, los cuales te dejarán con el corazón abierto.

Integral

Ser bicho, piedra, sol, u otro hombre,

Por un segundo, sólo, no ser yo

Dejar de ver el mundo desde esta altura,

Pesar el más y el menos de otra vida.

Por un segundo, sólo, otros ojos,

Otra forma de ser y de pensar,

Olvidar cuanto sé, de la memoria

Nada dejar, ni el saberla perdida.

Por un segundo, sólo, otra sombra,

Otro perfil en el muro que separa,

Gritar con otra voz otra amargura,

Cambiar por muerte la muerte prometida.

Por un segundo, sólo, encontrar

En tu cuerpo mudado el cuerpo mío,

Por un segundo, sólo, y no más:

Por desearte más, ya conocida.

Di tú por mí, silencio

No era hoy un día de palabras,

Intentos de poemas o discursos,

Ni ningún camino era nuestro,

Para decirnos bastaba un acto sólo,

Y ya que en las palabras no me salvo,

Di tú por mí, silencio, lo que no puedo.

Pues el tiempo no para

Pues el tiempo no para, poco importa

Que los días vividos nos acerquen

El vaso de agua amarga colocado

Donde la sed de vida se exaspera.

No contemos los días que pasaron:

Fue hoy cuando nacimos,

Sólo ahora la vida ha comenzado, y, lejos aún,

La muerte ha de cansarse en nuestra espera.


José Saramago nació en la aldea portuguesa Azinhaga el 16 de noviembre de 1922. Era hijo de campesinos pobres. Pasó su infancia en el pueblo de Azinhaga, la familia se trasladó un tiempo a Argentina, y después se afincaron en Lisboa.

Publicó su primera novela, Tierra de pecado, en 1947. Aunque con esta obra recibió muy buenas críticas Saramago decidió permanecer sin publicar más de veinte años. Periodista y miembro del Partido Comunista Portugués sufrió censura y persecución durante los años de la dictadura de Salazar. Se sumó a la llamada Revolución de los Claveles que llevó la democracia a Portugal, en el año 1974.

Escéptico e intelectual mantuvo una postura ética y estética por encima de partidismos políticos, y comprometido con el género humano. Una controvertida visión de la historia y de la cultura son el punto crucial de sus obras.


Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1998, siendo el primer escritor portugués en conseguirlo. Ha sido distinguido por su labor con numerosos galardones y doctorados honoris causa (por las Universidades de Turín, Sevilla, Manchester, Castilla-La Mancha y Brasilia). Ha recibido el Premio Camoes, equivalente al Premio Cervantes en los países de lengua portuguesa.

Su obra está considerada por los críticos de todo el mundo como una de las más importantes de la literatura contemporánea.

Pasó sus últimos años en su casa de la isla española de Lanzarote (Canarias), al lado de su compañera, Pilar del Río.

Alzado del suelo (1980) fue la novela que le reveló como el gran novelista maduro y renovador portugués. Se trata de una novela histórica, situada en el Alentejo entre 1910 y 1979, con un lenguaje campesino, una estructura sólida y documentada y un estilo humorístico y sarcástico que llamó enormemente la atención en su momento. Siguieron obras de gran interés como Memorial del convento (1982), El año de la muerte de Ricardo Reis (1984), La balsa de piedra (1986), Historia del cerco de Lisboa (1989), El evangelio según Jesucristo (1991) y Ensayo sobre la ceguera (1995), obra en la que el autor desde planteamientos éticos advierte sobre «la responsabilidad de tener ojos cuando otros los perdieron». Murió el 18 de junio del 2010.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s