Ante diem

por Jesús Enrique Sánchez

“…Tango que fuiste la dicha de ser hombre y ser valiente…”

                    Jorge Luis Borges

La noche blandeaba cuando murió. Solo le quitaron parte de ese día, igual amaneció. La vida para muchos es una sola exigencia, un estruendo. Quien muere así trae su vida considerada.

Otro crimen al descubierto lo alcanzó. Exigió poder verlo. La ruptura del silencio lo homenajeó mientras salía del pabellón. Los grilletes alevosos ya no lo atormentaban, su lengua exhausta y machacada pudo agradecer el gesto compañero. Desde la captura, la ejecución fue la rúbrica inútil de su propia condena. Durante aquel último día en la penitenciaría todos sus actos serían leves. La tierra anónima, no. Esa noche, renacido en el grito terminal, su queja famélica, su estirpe obrera, su pasión por las flores, su sentido de sí mismo y el beso de América acompasaron su vigilia. Un pibe juguetón le había desactivado una bomba en Almirante Brown, así juega el destino. Su risa inexplicable aterrorizó al cabo carcelero. El adolorido suspiro torturó también al militar, mientras caminaba despavorido por el pasillo del pabellón maldiciendo la aurora.

Recordó que había comenzado a derrocar una república aquella noche en el Teatro Colón. Gritaba ¡Sacco, Vanzetti, Radowitzky!  Riéndose, agradecido, los invocaba. La celda tenía límites sobrantes, como la dinamita que también derribaría el penal. El esfuerzo de la comodidad nunca le llegó, era un hombre. Todas sus acciones se resumirían pronto. Había cumplido. Solo relevado de vida destrozarían su relato con el mismo plomo de su imprenta. Para eso estaba allí, agitando su bandera facial, enrojecida y negra.

La fugacidad de la última idea no pudo inquietarlo, era la convicción su único lujo. Abrieron la celda, había olor a madreselvas y la insistencia de un zorzal de pecho colorado causó revuelo entre el pelotón.

Una rosa de fuego descubrió tu sepultura en Chacarita, Severino. Así juzga el destino.


Jesús Enrique Sánchez García nació el 27 de septiembre de 1960 en la ciudad de Buenos Aires, República Argentina.

Abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello,Caracas, Venezuela.

Finalista del primer concurso de narrativa policial organizado por la Policía Técnica Judicial Venezolana con su relato Un Clavo para la Noche.

En 2016 fue invitado especial al festival de Poesía StAnza, que tuvo lugar en la localidad de St.Andrews, Escocia, por resultar ganador del concurso de poesía Letras de Libertad.

Ha escrito colaboraciones especiales para el diario venezolano El Nacional.

Ganador del VII concurso de poesía Sierra de Francia en julio de 2021.

Es músico popular.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s