Tres poemas de Mich Anzo

Juego de Póquer

Una apuesta que esconde una emoción,

la verdad, yo puse todo a tu favor.

Es que ya vi, tus ojos no saben mentir

y nunca tuve la intención de ganar.

Aposté mi corazón y unos versos,

porque tú podrías darles mejor uso,

no esperaba ese as escondido

que tú también podrías sentir lo mismo.

Yo fui quien hizo la primera jugada,

no podía apartarte la mirada.

Solo soy un bufón que pretende ser rey,

no entiendo, tu voz se convirtió en ley.

Y tú, decretaste el primer ‘te quiero’

y no recuerdo haber sido tan feliz,

aún sabiendo que la mano perdedora

la tuve desde el inicio del juego.

Los dos ya nos vamos quedando sin cartas.

Nuestras miradas seguirán siempre fijas,

ya sabemos que este no es un juego,

solo me queda por fin decir ‘soy tuyo’.

Viernes 13

Se supone que vivo de la mala suerte

y ahora no puedo dejar de pensarlo,

la fortuna que hoy supuso encontrarte

para perderme ahora en tu mirada.

No sé si te convertirás en paraíso

o los infiernos quemarán nuestras caricias.

Sí por esa sonrisa lo arriesgo todo

porque ya gané desde que toqué tu piel.

No me esperaba esas conversaciones,

tus besos escondidos en casualidades,

en canciones de los noventa y esperar

a que tal vez tu puedas sentir lo mismo

Mi mala suerte ya no me ha alcanzado,

ya no creo en ella, solo en tu mirada

que me abraza sin siquiera tocarme

y ojalá me abraces lo suficiente.

Mis viernes 13 ahora son de buena suerte,

son los acordes de mi canción favorita,

es el corazón que pierde el sentido

para encontrarlo de nuevo en un beso

Rosalinda

La rosa más linda de todo el bosque,

la sonrisa más fuerte en el mundo,

y es que tú eres todo lo que quieres,

eres valor, hogar y fuego eterno.

Me sostuviste de bebé en tus brazos

y jamás me soltaste; ni olvidaste

mi nombre, mi sonrisa, ni lo que yo soy.

Me encuentras desde antes de perderme.

En ninguna fe existe alguien como tú,

la rosa que cura cualquier enfermedad.

Curas todo y ni siquiera das cuenta,

eres tú esa magia no tan secreta

La flor que sostiene a todo el bosque,

No te rindes ni aunque sea Otoño.

Un ángel que no necesita sus alas,

porque ya vuela todo a tu alrededor.


Michel Anzo Espino, tiene 28 años y es de la Ciudad de México. Es Médico y actualmente, está estudiando Psicoanálisis y Sexología. Ha escrito y compuesto piezas desde los 14 años.

Redes sociales:

Instagram: @michanzo

Twitter: @michanzo

Facebook: @MichAnzoOficial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s